jueves, 14 de septiembre de 2017

Experiencias Residentes PIR 12. ATENCIÓN CONTINUADA


Después de unas más que merecidas vacaciones, seguro que algunos de vosotros estáis aún en ese período de adaptación previo a la inmersión en la rutina… Por eso, ¿qué mejor que seguir descubriendo cómo podría ser vuestra residencia a partir de mayo?

Pues bien, ¡¡allá vamos!! Os he contado un poquito cómo fue mi primera toma de contacto con el CSM al que voy por las mañanas e incluso cómo son las guardias, pero lo que todavía no os había explicado es en qué han consistido mis tardes de atención continuada.

La atención continuada empieza a partir de julio en mi hospital, por lo que después de haberme adentrado un poco más en el funcionamiento de mi CSM habitual, pensé que las tardes al ser también en un CSM, serían similares… Con esa idea invadiendo mi mente, fui al primer día en Águilas. Sólo fue necesario un día para comprender lo tremendamente equivocada que estaba.

Si bien el funcionamiento es muy parecido (el psicólogo en un centro de salud mental dedica la mayoría de su tiempo a pasar consultas), la forma de trabajar de cada persona es totalmente diferente (o esa ha sido mi experiencia hasta la fecha). A lo mejor puede sonar raro… Una psicoterapia es una psicoterapia, ¿no? Sin embargo, desde el enfoque con el que trabajan hasta la posición que adoptan ante el paciente, el tipo de lenguaje verbal y no verbal que emplean, las metáforas, las interpretaciones, la recogida de información en la primera entrevista… en definitiva, toda la intervención en sí misma, me resultó absolutamente distinta.

Al principio he de reconocer que me resultó bastante desconcertante, es decir, poco a poco había ido forjando un esquema de cómo se llevaba una sesión, así que de repente observar un cambio tan grande, fue sorprendente. Quizás en esta ocasión, mi problema fue la existencia de una idea preconcebida de cómo se debían hacer las cosas.

No os voy a mentir, siempre existen personas o cierta manera de llevar a cabo las cosas con las que te sientes más identificado, pero precisamente puedes darte cuenta de eso, si tienes diferentes modelos.

Poco a poco he ido comprendiendo que igual que cada paciente es único, cada terapeuta también lo es.

En mi corto recorrido, he tenido la grandísima oportunidad de ver cómo trabajan diferentes profesionales, desde psicólogos a psiquiatras o enfermeros, y sin duda, es una experiencia muy enriquecedora y que recomiendo empedernidamente.

Si podéis, abrid la mente, convertiros en esponjas, extraed lo máximo posible del mayor número de personas; como se suelde decir “de todo se aprende” y sólo esforzándonos por mejorar cada día, llegaremos a ser grandes profesionales capaces de ayudar a otras personas a mejorar, afrontar y/o disfrutar de sus vidas.

¡¡Muchísimas gracias por leernos!!

LAURA PÉREZ LUNA

Psicóloga Interna Residente

No hay comentarios:

Publicar un comentario